© 2023 por "Lo Justo". Creado con Wix.com

¿Tienes al Espíritu dentro de ti?

November 13, 2018

 

Hechos 2:4 Y fueron todos llenos del Espíritu Santo, y comenzaron a hablar en otras lenguas, según el Espíritu les daba que hablasen.

 

Cuando el Espíritu Santo llegó el día de Pentecostés, fue un momento único en la historia, así como lo fue el día en que Jesús resucitó. Ese día se dio el cumplimiento de lo que Jesús les había prometido que serían bautizados en pocos días. Cada uno fue lleno del Espíritu Santo y como señal a los judíos de su llegada, comenzaron a hablar en otros idiomas.

 

Muchos toman fuera de contexto estos pasajes y atribuyen un ministerio especial del Espíritu Santo, repitiendo cada vez que pueden el día de Pentecostés, lo cual es un error doctrinal. El contexto judío nos deja ver el cumplimiento para el pueblo de Dios de las profecías como el caso de Joel.

 

Gracias a Dios, como vemos en Efesios 1, que en el momento de nuestra salvación recibimos al Espíritu de Dios, es el sello de nuestra salvación. Pensaba en cómo habrían sido esos 10 días entre la ascención de nuestro Señor Jesucristo y la llegada del Espíritu. No puedo ni imaginar lo que fue ese momento en que el Consolador había llegado. 

 

Gracias a Dios porque hoy contamos con el Espíritu Santo. Hoy podemos decir que el Espíritu del Señor está en cada verdadero creyente como garantía de su salvación. Y cómo ignorar que por contar con su Espíritu podemos cumplir con la misión que tenemos como matrimonios. 

 

Juan 16:13  Pero cuando venga el Espíritu de verdad, él os guiará a toda la verdad; porque no hablará por su propia cuenta, sino que hablará todo lo que oyere, y os hará saber las cosas que habrán de venir. 14  Él me glorificará; porque tomará de lo mío, y os lo hará saber.

 

Efesios 1:13  En él también vosotros, habiendo oído la palabra de verdad, el evangelio de vuestra salvación, y habiendo creído en él, fuisteis sellados con el Espíritu Santo de la promesa,
14  que es las arras de nuestra herencia hasta la redención de la posesión adquirida, para alabanza de su gloria.

 

Hechos 1:8  pero recibiréis poder, cuando haya venido sobre vosotros el Espíritu Santo, y me seréis testigos en Jerusalén, en toda Judea, en Samaria, y hasta lo último de la tierra.

Please reload

Ponte en contacto

Nos encantaría saber de ti