© 2023 por "Lo Justo". Creado con Wix.com

¿A qué hora me cambiaron mi pareja?

January 28, 2019

 

 

1Timoteo 2:9 Asimismo que las mujeres se atavíen de ropa decorosa, con pudor y modestia; no con peinado ostentoso, ni oro, ni perlas, ni vestidos costosos,

1Timoteo 3:2 Pero es necesario que el obispo sea irreprensible, marido de una sola mujer, sobrio, prudente, decoroso, hospedador, apto para enseñar;

La palabra decoroso o decorosa, viene de una palabra que implica modestia o estar bien organizado. Es interesante que en 1Timoteo dos veces aparece tanto para el hombre como para la mujer.

 

No solamente se trata de ser una persona humilde sino que es además una persona que está bien presentada. Probablemente en el noviazgo mostrábamos una apariencia mucho mejor: bien bañados, bien afeitados, perfumados, bien vestidos, con buenos modales y nos casamos y como que nos cambiaron al "fulano".

 

Muchas veces las parejas casadas abandonan este aspecto. Es muy importante mantener los buenos hábitos que contribuyeron a la atracción que uno sentía por el otro. Es muy importante cuidar el cuerpo. Hablando con algunos médicos amigos de la iglesia, recomiendan un ejercicio continuo, una nutrición balanceada, y un buen sentido de la higiene.

Tal vez al casarnos nos descuidamos mucho y pensamos que como ya tenemos a nuestra pareja asegurada no hay necesidad de estas cosas. Pero creo que en la relación se requiere de un cuidado mutuo. Me arreglo para mi esposa. Me cuido para mi pareja.

 

Tristemente muchas veces, los hombres empezamos a parecernos más a las peras – por la forma de nuestra barriga – y dejamos de lado los buenos modales, la caballerosidad hacia nuestra esposa y poco o nada nos parecemos cuando éramos novios.

 

Antes casi que nos lanzábamos a un charco para que ellas no se mojaran sus piecitos, ahora si vamos en el carro no paramos cerca del anden para que cuando se baje se embarre, espero que no sea tu caso. No debería ser así, a medida que nuestra relación va creciendo, nuestro cónyuge debería enamorarse más y más, no solo por ver el trato sino por ver a Jesús reflejado.

 

Que entiendas algo, no es normal que las cosas se empeoren, lo normal es que todo vaya en aumento. Creo hoy más que nunca, después de casi doce años de casados, que los buenos matrimonios son como los buenos vinos, con el tiempo son mejores, pero la clave está en el buen trato que des a tu pareja.

 

¿Son decorosos? ¿Cómo te estás comportando con tu pareja como el ogro de la laguna azul o como el príncipe azul? ¿Qué pasaría si habláramos con tu esposa? ¿Qué diría tu esposo de ti? ¿Qué está viendo Jesús hoy en su relación? ¿Creen que está contento con ustedes? Les dejo un versículo que vimos en nuestra reunión pasada, te lo dejo para que lo mastiques

Cantares 7:8 Yo dije: Subiré a la palmera, Asiré sus ramas. Deja que tus pechos sean como racimos de vid, Y el olor de tu boca como de manzanas,

¡RCT!

Please reload

Ponte en contacto

Nos encantaría saber de ti