© 2023 por "Lo Justo". Creado con Wix.com

10 preguntas antes de comprar

February 18, 2019

 

La lámpara del cuerpo es el ojo; así que, si tu ojo es bueno, todo tu cuerpo estará lleno de luz; pero si tu ojo es maligno, todo tu cuerpo estará en tinieblas. Así que, si la luz que en ti hay es tinieblas, ¿cuántas no serán las mismas tinieblas? Mateo 6:22-23 

 

Jesús cita uno de los principios más impresionantes que la Biblia tiene. La lámpara del cuerpo es el ojo. El ojo en la Biblia representa el enfoque, hacia donde estamos apuntando. Veía como Jesús estaba interesado en que sus discípulos cuidaran su enfoque y aun lo que entraba por sus ojos.

 

Es interesante que él usa una lámpara acá. Jesús dice que la clave de la vida está en el ojo. Les dice que hay un ojo bueno y un ojo malo. ¿Cómo saber si el ojo es bueno? Jesús dice revisen su cuerpo, lo que hace lo que lo llena. Se trata de tener un enfoque eterno en las cosas que valen la pena.

 

Dirijan su mirada hacia lo eterno, no hacia lo terrenal. Veía acá que así como hay dos tipos de ojo, dos tipos de enfoque, hay dos tipos de luz. Una luz que es buena que nos dirige hacia lo eterno, una luz verdadera que obviamente tiene como guía la palabra de Dios. Pero también hay una luz falsificada, una luz que nos lleva de nuevo a las tinieblas. Una luz que niega la verdadera. Solo tienes que cerrar tu Biblia por un día, no dejarte guiar por Jesús y estarás en ella, entregado al mundo, sus placeres y a una vida esclavizada y a ciegas, aun siendo creyente.
 

Muchas parejas están metidas hasta el cuello en las deudas, otras están iniciando el proceso y todo por tener un ojo maligno. En Jesús siempre hay libertad. Jesús dice que nuestro enfoque sea el correcto. Veo como algunas parejas compran y compran solo por agradar su ojo malo, aunque no están entregadas al mundo, aunque van cada domingo a la iglesia y aún tal vez ofrendan o van a misiones, sus vidas no están llenas de luz, Jesús no guía sus vidas, Jesús no cabe dentro de sus decisiones, porque su ojo es malo y han caído en la trampa de la luz falsificada.
 

Qué tiene que ver esto con las deudas. Mucho, Salomón lo dijo de esta manera: “Cuando aumentan los bienes, también aumentan los que los consumen. ¿Qué bien, pues, tendrá su dueño, sino verlos con sus ojos? Ec.5:11” 

 

A veces compramos las cosas únicamente porque las queremos, solo verlas, y nos endeudamos hasta conseguir las cosas que muchas veces ni necesitamos.
 

  1. ¿Verdaderamente lo necesitamos? 

  2. Si hemos vivido sin eso, ¿porque comprarlo ahora? 

  3. ¿Podemos esperar un poco? 

  4. ¿Nos generará tensión como pareja adquirirlo al crédito? 

  5. ¿Podemos esperar un poco y comprarlo de contado? 

  6. ¿Oramos a Dios por ello? 

  7. ¿Es de buena calidad o solo lo compro porque se ve bueno?

  8.  ¿Tiene garantía? 

  9. ¿Hemos cotizado en otros lugares? 

  10. ¿Tenemos paz?

Pensaba en los momentos en los que he comprado cosas con un ojo maligno, solo pensando en mí, sin consultar a mi Señor, jamás he tenido satisfacción ni gozo aun cuando lo compre al contado.
 

Creo con todo mi corazón que si nuestro ojo es bueno, brillaremos, se nos notará indudablemente. Que agrademos a nuestro Señor, si decimos que somos de él sigámoslo a él. Si decimos que somos sus hijos vivíamos como él nos lo indica. Nuestro amor hacia el Señor no se ve tanto en lo que decimos sino en lo que hacemos con nuestro cuerpo, y la clave está en el enfoque, ¿Cómo está tu ojo hoy? 
 

¡RCT!

 

Tags:

Please reload

Ponte en contacto

Nos encantaría saber de ti