¿Le temes a Dios?

March 29, 2019

 Éxodo 1:15-21 Y habló el rey de Egipto a las parteras de las hebreas, una de las cuales se llamaba Sifra, y otra Fúa, y les dijo: Cuando asistáis a las hebreas en sus partos, y veáis el sexo, si es hijo, matadlo; y si es hija, entonces viva. Pero las parteras temieron a Dios, y no hicieron como les mandó el rey de Egipto, sino que preservaron la vida a los niños. Y el rey de Egipto hizo llamar a las parteras y les dijo: ¿Por qué habéis hecho esto, que habéis preservado la vida a los niños? Y las parteras respondieron a Faraón: Porque las mujeres hebreas no son como las egipcias; pues son robustas, y dan a luz antes que la partera venga a ellas. Y Dios hizo bien a las parteras; y el pueblo se multiplicó y se fortaleció en gran manera. Y por haber las parteras temido a Dios, él prosperó sus familias.

 

Al leer esta historia fue inevitable pensar en lo que hemos vivido junto con mi esposa en los últimos días; debido a un grave imprevisto de salud que tuvimos que afrontar, estando mi esposa con un poco más de dos meses de embarazo de nuestro segundo hijo.  Fue muy duro escuchar a cada especialista que la visitaba (neurólogo, reumatólogo, cardiólogo entre otros), que lo más sabio y recomendable por el alto riesgo que había era interrumpir el embarazo; “están a tiempo” eran algunas de sus expresiones. Si esto fue difícil para mí, no me imagino para ella. Ahora bien, no juzgo a los médicos, sé que cumplen con su rol recomendando a cada paciente lo que consideran mejor, basados en su conocimiento.

 

En esta historia del éxodo vemos con claridad que las parteras Sifra y Fua, reciben la orden de la máxima autoridad en sus días, el rey de Egipto, de matar a todo hijo varón que tuvieran las mujeres hebreas. La razón de esta orden se da porque el pueblo de Israel está creciendo y haciéndose fuerte; por lo que el faraón teme que se levanten en su contra y lo derroquen. Lo que viven estas mujeres es como si en nuestros días el presidente y el congreso mediante una ley legalizaran el aborto y obligaran a los médicos a asistir abortos selectivamente. ¿te suena familiar?

 

El punto central de lo que vemos en esta historia es la razón por la cual las parteras no ejecutaron la orden de Faraón, dice la historia “Pero las parteras temieron a Dios”. Es decir, que estas mujeres temían más a Dios que al hombre más poderoso de la tierra. Mira una de las enseñanzas de Jesucristo al respecto:

 

Lucas 12:4-5 Mas os digo, amigos míos: No temáis a los que matan el cuerpo, y después nada más pueden hacer. Pero os enseñaré a quién debéis temer: Temed a aquel que después de haber quitado la vida, tiene poder de echar en el infierno; sí, os digo, a éste temed.

 

Por la gracia de Dios hemos decidido continuar con el embarazo, porque a pesar de los criterios médicos, nos aferramos a la promesa que este segundo hijo es voluntad de Dios y porque tememos a Dios, aunque nos falta crecer mucho en el temor a Dios. Por eso a través de este blog te animo a hacer la siguiente oración:

 

Salmo 86:11 Enséñame, oh Jehová, tu camino; caminaré yo en tu verdad;
Afirma mi corazón para que tema tu nombre.

 

Es posible aprender a temer a Dios, oremos constantemente para que él nos enseñe.

 

Por el temor a Dios de estas mujeres, como consecuencia una nación completa se benefició y fortaleció, y sus familias fueron prosperadas. Al igual que estas mujeres, sé que si temo a Dios, decidiré correctamente en medio de la presión, la angustia y la adversidad; que podré impactar una nación, y que mi familia será prosperada.

 

Juan 9:31 Y sabemos que Dios no oye a los pecadores; pero si alguno es temeroso de Dios, y hace su voluntad, a ése oye.

Please reload

Ponte en contacto

Nos encantaría saber de ti

© 2023 por "Lo Justo". Creado con Wix.com