¿Y si mejor oramos por ellos?

September 30, 2019

 

1 Timoteo 2: 1-4. Exhorto ante todo, a que se hagan rogativas, oraciones, peticiones y acciones de gracias, por todos los hombres; por los reyes y por todos los que están en eminencia, para que vivamos quieta y reposadamente en toda piedad y honestidad. Porque esto es bueno y agradable delante de Dios nuestro Salvador, el cual quiere que todos los hombres sean salvos y vengan al conocimiento de la verdad.

 

En la actualidad muchos líderes mundiales carecen de popularidad; en muchos casos, porque no estamos de acuerdo con su forma de liderar y con muchas de las decisiones que toman. Una evidencia de esto se puede ver en los noticieros, en los que a diario vemos protestas, marchas, huelgas y hasta conflictos armados en contra del gobierno local y quienes lo representan; tanto así, que en el 2011 el personaje del año según la revista Time, fue el protestante.

 

Los versículos de este blog son palabras inspiradas por Dios del apóstol Pablo para Timoteo, un verdadero hijo en la fe, así le reconoce Pablo en la salutación de esta carta. Es decir, que Timoteo era un joven que había tomado la decisión de poner su fe en Jesucristo, de hacerlo su Señor y Salvador. Con estas palabras Dios nos anima a hacer rogativas, oraciones, peticiones y acciones de gracias, por todos los hombres; Pero hace un énfasis grande en los reyes y por todos los que están en eminencia. En nuestro contexto político y social, estaríamos hablando de presidentes, senadores, magistrados, alcaldes y demás roles de liderazgo que hoy en día tienen las naciones.

 

El contexto de estas palabras es muy importante, porque es Pablo quien siendo un líder político y militar de la época, un hombre muy bien preparado; pero ahora, con su fe en Cristo, reconociendo lo que realmente era. Es decir que estas palabras tienen toda la autoridad de un hombre que ha estado en posiciones de eminencia, pero ahora entiende lo que realmente necesitan los líderes de un pueblo.

 

Entonces Dios nos anima a orar por nuestros dirigentes; sí, a hacer ruegos, oraciones, peticiones y a dar gracias por ellos. Al leer esto, podrías pensar que Dios no tiene ni idea de la clase de líder que tienes, que si lo conociera, no pediría estas cosas; sabes, porque los conoce, es por lo que nos pide esto; además, si le damos un vistazo a la historia, los líderes en los días del apóstol Pablo y Timoteo no eran mejores que los nuestros.

 

Y, ¿qué debemos pedir para ellos? Los versículos dicen “el cual quiere que todos los hombres sean salvos y vengan al conocimiento de la verdad.” Es decir que debemos pedir por la salvación de nuestros dirigentes, para que conozcan la verdad.

 

Juan 14: 6. Jesús le dijo: Yo soy el camino, y la verdad, y la vida; nadie viene al Padre, sino por mí.

 

La salvación de un hombre y la verdad está en Cristo, no en una religión más; en Jesucristo el Hijo de Dios, quien murió por nuestros pecados, fue sepultado y resucitó de entre los muertos para nunca más morir y así darnos esperanza de vida eterna, paz con Dios y la paz de Dios.

 

El que nuestros dirigentes lleguen a la salvación y al conocimiento de la verdad, traerá consecuencias para la nación “para que vivamos quieta y reposadamente en toda piedad y honestidad” ¿Te imaginas pudiéramos vivir así en Colombia, Venezuela y el resto de naciones? Por esta razón es que orar por ellos es una prioridad, porque es posible; hagamos nuestra parte, rogar, orar, pedir y dar gracias por estos hombres y mujeres; las marchas y protestas nunca nos traerán lo que deseamos para nuestro país, pero Cristo sí.

 

Te animo a tener una lista de los dirigentes de tu país y de los principales líderes mundiales así no estés de acuerdo o te identifiques con ellos, para que a diario o semanalmente estés orando por uno de ellos, para que sean salvos y conozcan la verdad, a Cristo.

 

Y como si los resultados de la salvación de nuestros líderes no fueran suficientes, aquí Dios nos da uno más “Porque esto es bueno y agradable delante de Dios nuestro Salvador” Como hijos de Dios no hay nada más gozoso en nuestro corazón que agradar a nuestro Padre.

 

Oremos por ellos.

 

“Es imposible gobernar rectamente al mundo sin Dios y sin la Biblia” George Washington.

Please reload

Ponte en contacto

Nos encantaría saber de ti

© 2023 por "Lo Justo". Creado con Wix.com