© 2023 por "Lo Justo". Creado con Wix.com

Alineados con el Señor

October 31, 2019

 

 

Hechos 4: 29-31. Y ahora, Señor, mira sus amenazas, y concede a tus siervos que con todo denuedo hablen tu palabra, mientras extiendes tu mano para que se hagan sanidades y señales y prodigios mediante el nombre de tu santo Hijo Jesús. Cuando hubieron orado, el lugar en que estaban congregados tembló; y todos fueron llenos del Espíritu Santo, y hablaban con denuedo la palabra de Dios.

 

En la formación de las fuerzas militares, a la derecha se ubica el oficial, seguido por el suboficial y los soldados, siempre de mayor a menor rango jerárquico; quien está a la derecha es el referente para hacer una formación perfectamente alineada, hasta el punto que pareciera que solo hay un hombre.

 

Los versículos de este blog hacen parte de una oración hecha por un grupo de creyentes al escuchar acerca de las amenazas que han recibido los apóstoles Pedro y Juan de parte de los líderes religiosos y políticos de la región, por hablar y obrar en el nombre de Jesucristo. Estos creyentes luego de adorar y alabar al Señor por lo que es y por lo que hace, expresan su petición específica, denuedo; por lo tanto, vamos a ver que lo que piden está totalmente alineado y conforme al corazón de Dios.

 

En primer lugar veamos lo que no pidieron; no pidieron por la destrucción de estos hombres que en lugar de recibir el mensaje, los rechazaron y más aún los amenazaron. Sin duda alguna, entendieron la enseñanza del Señor Jesús respecto a cómo proceder con este tipo de personas.

 

Lucas 9: 52-56. Y envió mensajeros delante de él, los cuales fueron y entraron en una aldea de los samaritanos para hacerle preparativos. Mas no le recibieron, porque su aspecto era como de ir a Jerusalén. Viendo esto sus discípulos Jacobo y Juan, dijeron: Señor, ¿quieres que mandemos que descienda fuego del cielo, como hizo Elías, y los consuma? Entonces volviéndose él, los reprendió, diciendo: Vosotros no sabéis de qué espíritu sois; porque el Hijo del Hombre no ha venido para perder las almas de los hombres, sino para salvarlas. Y se fueron a otra aldea.

 

Jesucristo vino a esta tierra a traernos perdón, redención, reconciliación con el Padre, amor vida y esperanza. Cuando entendemos esto, oramos por los que nos rechazan y nos movemos a otro lugar donde tal vez si hallan personas con un corazón dispuesto.

 

¿Entonces que pidieron? Pidieron por denuedo, es decir pidieron valentía para que a pesar de las amenazas y los riesgos latentes, pudieran seguir llevando el testimonio fiel de Jesús con el poder que Dios da. Era un grupo de creyentes totalmente alineado con el corazón de Dios, la gran comisión.

 

Mateo 28: 18-20. Y Jesús se acercó y les habló diciendo: Toda potestad me es dada en el cielo y en la tierra. Por tanto, id, y haced discípulos a todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo; enseñándoles que guarden todas las cosas que os he mandado; y he aquí yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo. Amén.

 

Al ver lo que sucedió con esta petición alineada con el corazón de Dios, podemos concluir que, cuando oramos conforme al corazón de Dios, Él nos oye, Él nos respalda, Él hará mediante el nombre de Cristo, sacudimos la tierra, tendremos su corazón, un corazón lleno de su Santo Espíritu y recibiremos lo que necesitamos, sí lo que necesitamos, porque aunque pidieron denuedo lo que recibieron fue al Espíritu Santo de Dios, porque solo en la llenura del Espíritu, Dios en control de nuestra mente, cuerpo y espíritu, tendremos la valentía y templanza necesaria para hablar la Palabra de Dios, a Cristo.

 

Apocalipsis 19:16. Y en su vestidura y en su muslo tiene escrito este nombre: REY DE REYES Y SEÑOR DE SEÑORES.

 

Alineemos entonces con el Señor Jesús, nuestro glorioso General, llenando nuestra mente con su Palabra y orando conforme a su corazón. Pidamos por denuedo para anunciar la obra de Cristo; más aún, en medio de amenazas y adversidad.

Please reload

Ponte en contacto

Nos encantaría saber de ti