© 2023 por "Lo Justo". Creado con Wix.com

¿Qué sucede cuando los hijos llegan?

February 7, 2020

 

Filipenses 2:3,4 Nada hagáis por contienda o por vanagloria; antes bien con humildad,estimando cada uno a los demás como superiores a él mismo; no mirando cada uno por lo suyo propio, sino cada cual también por lo de los otros. 
 

Cuando llegan los hijos la pareja experimenta muchos cambios. La actitud que vemos en el pasaje de Filipenses es la de ser siervos unos de los otros. Veamos algunas sugerencias que nos pueden ayudar a vivir este pasaje y afrontar esta experiencia nueva y maravillosa de ser padres: 
 

1. Prepárense para hacer sacrificios. Se pierden algunas libertades a la hora de ser padres. El costo es algo real, el tiempo, el dinero y la energía tienen que reorientarse en la vida de sus hijos. Es necesario hacer pequeños sacrificios diariamente. 
 

2. Prepárense para trabajar por su relación. La tendencia es descuidar la relación de pareja y tener como enfoque principal al bebé. Procuren orar juntos, lean la Biblia juntos, planeen tener algunas salidas juntos donde puedan hablar y aún descansar un poco. Alguien de confianza puede ayudar en el cuidado del bebé mientras salen a tomar un café y conversar un poco. 
 

3. Prepárense para los conflictos. A veces se sentirán que están en una encrucijada. Saldrán a flote actitudes que no conocían el uno del otro por el estresante rol de ser padres. Pueden darse por oír a tantas personas opinar, por no saber qué hacer cuando el niño llora en forma imparable, por la escasez de dinero, por las emociones encontradas, por la presión del trabajo. No pierdan lo que ya saben de la Biblia y no dejen de vivirlo. 
 

4. Prepárense para perder sueño. Los bebés dependen todo el tiempo de sus padres, alguien tiene que darles la comida, cambiarles los pañales, cuidarles su sueño, esto significa levantarse varias veces por la noche. Es muy probable que los dos tengan que privarse del sueño. Con mi esposa nos funcionó mucho el hacer un horario de quien hacía qué y quien tenía que hacer qué, esto incluía el tiempo laboral. 
 

5. Prepárense para marchar a otro ritmo. Los hijos nos cambian la vida. Jamás seremos los mismos. Dios nos lleva a dar un paso más hacia la madurez cristiana con ellos. No pretendan hacer las mismas cosas al mismo ritmo, cuídense de desenfocarse de lo que Dios les ha pedido que hagan por el hecho de ser padres pero no permitan ocultar que las cosas serán iguales. Hay alguien que ha llegado para disminuir la velocidad que traían sean sensibles a ello y mediten en lo que Dios desea lograr en esta etapa. 
 

Participemos de la realización de Colombia para Cristo

 

 

Tags:

Please reload

Ponte en contacto

Nos encantaría saber de ti