© 2023 por "Lo Justo". Creado con Wix.com

¿Cómo podemos manejar el hecho de no poder tener hijos?

February 21, 2020

 

Génesis 30:1 Viendo Raquel que no daba hijos a Jacob, tuvo envidia de su hermana, y decía a Jacob: Dame hijos, o si no, me muero. Y Jacob se enojó contra Raquel, y dijo: ¿Soy yo acaso Dios, que te impidió el fruto de tu vientre? 
 

Lo manifestamos en otras ocasiones y lo seguiremos mencionando, herencia de Jehová son los hijos. El fruto del vientre es un regalo que viene de Dios. Raquel luchaba por la incapacidad de no poder tener hijos y reclama a su esposo por esto. Jacob responde diciéndole que él no es Dios para impedir el fruto. Es paradójico pensar en papás del mundo que abandonan a sus hijos o sencillamente los asesinan en el vientre, mientras que otros desean con lágrimas y hasta la muerte escuchar el llanto en su casa de un bebito. 
 

Los que luchan con la infertilidad se enfrentan a muchas presiones en su misma familia, en su círculo de amigos, en la sociedad, y muchas veces en la iglesia, fuera de sus mismas emociones que los traicionan con frecuencia. Experimentan angustia por la pérdida de algunos sueños, enojo porque al parecer Dios se olvidó de ellos, baja autoestima tal vez por sentirse menos hombres o menos mujeres por no poder concebir, tal vez algo de soledad al sentirse peleando contra lo imposible. 
 

Algo que el Señor ponía en mi corazón puede ayudar a tener la victoria en Cristo, especialmente para aquellos que no pueden concebir: 
 

1. Recuerden que en Cristo están completos. Si tienes a Jesucristo en tu corazón, si haz nacido de nuevo, recuerda lo que Colosenses 2:10 nos dice: “y vosotros estáis completos en él, que es la cabeza de todo principado y potestad.” Tu felicidad es Jesús, nadie más.                                   
 

2. Recuerden el valor que tienen para Dios. No se trata de tener un alto concepto de ti mismo, se trata de pensar como Dios piensa, de entender lo que eres para él y lo que vales, en Mateo 10:29-31 nos dice: “¿No se venden dos pajarillos por un cuarto? Con todo, ni uno de ellos cae a tierra sin vuestro Padre. Pues aun vuestros cabellos están todos contados. Así que, no temáis; más valéis vosotros que muchos pajarillos.” La Biblia dice que valemos la sangre de Jesús. 
 

3. Recuerden que Dios es perfecto y no se equivoca. El Señor no comete errores, no se le pasan las cosas, sabe perfectamente que es lo mejor para nuestras vidas. En Job 40:2 nos dice: “¿Es sabiduría contender con el Omnipotente? El que disputa con Dios, responda a esto.” 
 

4. Recuerden el propósito de Dios para sus vidas. En el Salmo 138:8 encontramos “Jehová cumplirá su propósito en mí; Tu misericordia, oh Jehová, es para siempre; No desampares la obra de tus manos.” La meta en la vida no solo tener hijos físicos, que bueno si Dios nos los da, la meta en la vida para el creyente es llevar fruto a Dios, fruto de almas de hombres y de mujeres, de jóvenes y niños que le dan la gloria a Dios, personas que llegan a Cristo por ver a Jesús en nosotros. 
 

El hecho de no poder tener hijos es algo doloroso, al hablar con algunas parejas del grupo que no pueden tenerlos, podemos captar un poco su tristeza. Sin embargo vemos que al crecer en Cristo y madurar en él tienen la victoria. Más triste aún me parece un creyente que teniendo la semilla de la palabra de Dios, que teniendo la salvación en Jesús decide no llevar fruto a Dios. Creyentes fértiles que no se reproducen espiritualmente en otros, que no ganan almas, que no discipulan, que no ministran a otros, con razón su infelicidad, tristeza y amargura. 
 

Participemos de la realización de Colombia para Cristo

Tags:

Please reload

Ponte en contacto

Nos encantaría saber de ti