© 2023 por "Lo Justo". Creado con Wix.com

¿Cómo es realmente un parto?

March 20, 2020

 

 

Génesis 3:16 A la mujer dijo: Multiplicaré en gran manera los dolores en tus preñeces; con dolor darás a luz los hijos; y tu deseo será para tu marido, y él se enseñoreará de ti. 
 

La mayoría de las madres primerizas temen al proceso del parto. Quizás han escuchado historias de horror relacionadas con un dolor increíble, esposos que se desmayan y mujeres que gritan. Necesitamos recordar algunas cosas con respecto a esta realidad. 
 

1. Es un dolor controlable. Dios dijo a Eva que el dar a luz sería algo doloroso, pero no dijo que sería algo que no pudiera manejar. Tal vez por ello decimos que las mujeres tienen un umbral del dolor mucho más elevado que el de los hombres. Estoy de acuerdo con alguien que dijo en estos días que apenas viera al bebé todos los sufrimientos desaparecerían. 
 

Juan 16:21 La mujer cuando da a luz, tiene dolor, porque ha llegado su hora; pero después que ha dado a luz un niño, ya no se acuerda de la angustia, por el gozo de que haya nacido un hombre en el mundo 
 

2. Es normal que sea por cesárea. Algunos ven como un desastre el hecho de no poderlos tener en forma natural. Esta cirugía no es rara y tampoco es razón para asustarse. 
 

3. Es necesario estar listos. El comienzo de las contracciones pueden tomarles por sorpresa. Cuanto más se preparen más confianza tendrán. Es recomendable asistir a las clases que se dicten al respecto, pregunte a sus pastores sobre su experiencia y pida consejo, busque ánimo en personas que edifiquen, recuerden que cada caso es diferente, escriban las preguntas para su doctor, preparen su maleta. 
 

4. Es importante hablar. Si como esposo está preocupado por desmayarse ante la sangre o por ver a su esposa sufriendo, conversen sobre el tema. Comenten sobre otras preocupaciones como la familia en la casa luego del parto, o las visitas persistentes. Mi pastor Rudy tuvo la valentía de cortar el cordón de Daniel, yo ni siquiera entré, pero apoyaba pujando con mis oraciones, mi esposa estuvo de acuerdo en que prefería que yo no entrara, tal vez y creo que hubiera sido un desastre. 
 

El nacimiento de una criatura nos recuerda a nuestro Padre celestial, recuerdo que cuando llegaron nuestras hijas alcance a entender un poquito más el gran amor de Dios por nosotros. Tal vez sea difícil de creer y entender en medio del parto, pero el dolor del mismo pronto desaparecerá por la bendición de conocer el fruto del vientre. El enfoque debe darse en lo que Dios hará con ese bebé en el futuro y no en el presente, miren hacia adelante pensando en lo que Dios hará con ese nuevo ser, y no olviden que Dios es real y está obrando en sus vidas de manera increíble. Jesús padeció porque tenía en mente nuestras almas. 
 

Hebreos 12:2 puestos los ojos en Jesús, el autor y consumador de la fe, el cual por el gozo puesto delante de él sufrió la cruz, menospreciando el oprobio, y se sentó a la diestra del trono de Dios. 
 

  

Participemos en la realización de Colombia para Cristo

Tags:

Please reload

Ponte en contacto

Nos encantaría saber de ti