© 2023 por "Lo Justo". Creado con Wix.com

¿Qué pasa si nuestro hijo viene en empaque especial?

March 27, 2020

 Juan 9:1-3 Al pasar Jesús, vio a un hombre ciego de nacimiento. Y le preguntaron sus discípulos, diciendo: Rabí, ¿quién pecó, éste o sus padres, para que haya nacido ciego? Respondió Jesús: No es que pecó éste, ni sus padres, sino para que las obras de Dios se manifiesten en él. 
 

Vemos como Jesús aprovecha una situación para enseñar a sus discípulos, en la que encuentran a un hombre que nació ciego, por un problema congénito. Los discípulos ven como un castigo la dolencia de este hombre y preguntan quien pecó, si fue él o sus padres. Algunas sectas de la época enseñaban que el feto podía cometer pecados y por eso podía nacer con problemas o también como consecuencia del pecado de sus padres. Sabemos muy bien que lo primero no es cierto ni correcto, pero sabemos también que una vida controlada por el alcohol, las drogas, el cigarrillo o tomar ciertos medicamentos puede ocasionar la mal formación de un bebé. En otros casos el embarazo transcurre muy bien y solo en el momento del parto descubren lo que ha estado ocurriendo. 
 

Trato de escribir estas palabras con cuidado y con mucha oración entendiendo que no tengo un hijo con estas características. Observando algunas parejas que tienen niños con necesidades especiales veo que han aprendido a valorar la herencia que Dios les ha dado, veo como han comprendido que el dador de la vida no comete errores. Qué fácil es aceptar la grandeza de Dios y su soberanía, cuando contemplamos al recién nacido, cuando vemos sus manos con diez deditos en las manos y diez en los pies, cuando todo su cuerpo está perfectamente formado. Pero, ¿Cuán fuertes son nuestras creencias cuando vemos alguna deformidad obvia? ¿Qué sucede con nuestras nociones del diseño soberano y divino, cuando vemos las señales que indican el síndrome de Down, espina bífida, labio leporino, un cerebro a medio formar o con autismo? Que importante es agradecer a Dios por los hijos con necesidades especiales, sin ellos el mundo haría de las suyas con nuestro ego, y por sus padres porque se convierten en ejemplo de carne y hueso del amor tierno e incondicional de Dios para todos nosotros. 
 

Recuerden que Dios es soberano, él no comete errores. Aférrense a sus promesas y verdades. Me impacta lo que Jesús dijo en cuanto al propósito de esta situación y tenía que ver con la manifestación de las obras de Dios en estos pequeños. Vemos como luego Dios sana y salva a este hombre. Dios permite la aflicción con un propósito divino. 
 

Como pareja necesitan estar unidos para enfrentar los retos, no busquen culpables, no apunten el dedo a nadie, vienen nuevos desafíos. Asegúrense de comprender el diagnóstico y pronóstico de su hijo o hija para participar de una manera efectiva en su crecimiento. Muchos niños con necesidades especiales pueden funcionar normalmente; otros tendrán limitaciones o etapas de retraso durante su desarrollo. La perspectiva que ustedes tengan les ayudará a perseverar en esta situación. Busquen apoyo en sus pastores y permitan que Dios se glorifique en esto y muchos veamos las obras de Dios en su bebé. Finalmente recordemos algo, somos solo hombres frágiles que necesitamos del Dios Todopoderoso. 
 

Participemos de la realización de Colombia para Cristo

Tags:

Please reload

Ponte en contacto

Nos encantaría saber de ti