¡Oremos!

April 3, 2020

 

Marcos 1:35 Levantándose muy de mañana, siendo aún muy oscuro, salió y se fue a un lugar desierto, y allí oraba. 
 

A veces tenemos la imagen que Jesús vivía en palacios o en casas lujosas o que todo el mundo lo invitaba a comer y a hospedarse. Me impacta saber que Jesús no tenía donde recostar su cabeza, no tenía la seguridad del día siguiente, (qué comer y donde dormir – recordemos que él se hizo pobre para que nosotros fuésemos enriquecidos). Muy seguramente y en algunas ocasiones, uno de sus amigos le ofrecía su casa, pero generalmente cuando ya terminaba la jornada del día se iba al monte. Cualquiera que fuera el lugar en donde reposara en la noche, la Biblia nos dice que Jesús se levantaba temprano en la mañana, siendo muy oscuro, a solas para encontrarse con el Padre, para orar. Me impacta esto, saber que Jesús oraba. Siendo Dios, lo hacía. Es claro entender que Jesús estaba en una condición humana y se identificaba con nosotros para recordarnos nuestras limitaciones. 
 

Creo que si Jesús necesitaba de la oración para seguir adelante en esta vida, cuanto más nosotros requerimos de ella. La oración no es algo complicado o elaborado, es simplemente hablar con Dios como lo haría con un buen amigo. Sin buscar algo a cambio y sin afanes. Creo además que el enemigo entiende muy bien la importancia de esta necesidad en nuestras vidas y por lo tanto intentará cada vez introducir errores en nuestro entendimiento y en nuestro compromiso. 
 

Sabemos que la oración es vital en la vida nuestra. Mencionamos varias veces que orar es como respirar, no tenemos que pensar para hacerlo porque la atmósfera que nos rodea ejerce presión sobre nuestros pulmones y los fuerza a respirar, tal vez por eso es más difícil aguantar la respiración que respirar. Al entrar como creyentes en la atmósfera divina de Dios, esto ejerce presión o influencia sobre nuestras vidas. La oración es la respuesta normal a esa presión. Hemos entrado a la atmósfera divina para respirar el aire de la oración. Solo así podremos tener la victoria absoluta y total sobre la oscuridad del mundo. Tristemente muchos aguantan la respiración espiritual, no oran como deberían. Por esto creo que los afanes, las angustias, los deseos y la presión del mundo nos supera. 
 

Durante los próximos días revisaremos algunos principios sobre la oración, creo que éstos nos animaran como parejas a levantarnos y salir de la oscuridad que nos rodea para encontrarnos íntimamente con Dios y fortalecernos en él. No aguanten más la respiración, permitan que la oración se convierta en algo prioritario y genuino en sus vidas, finalmente si no respiramos bien pronto nos vamos a desmayar y dejar de lado lo que verdaderamente importa en este mundo. 

 

Parejas Jóvenes

Participamos en la realización de CPC
 

Please reload

Ponte en contacto

Nos encantaría saber de ti

© 2023 por "Lo Justo". Creado con Wix.com