¡Auténticos!

April 9, 2020

 

Mateo 6:7 Y orando, no uséis vanas repeticiones, como los gentiles, que piensan que por su palabrería serán oídos. 
 

Cuando Jesús les dice a los suyos que oren de esta manera, no les está pidiendo que digan en forma repetitiva estas palabras. Literalmente le llama a esto de repetir lo mismo “palabrería” (spermologos en griego –recolector de semillas) los griegos usaban esta palabra para describir a los pájaros que recogen con el pico semillas y desperdicios en la calle, es decir, estas palabras son desperdiciadas, no tienen ningún provecho y son solo una pérdida de tiempo y de esfuerzo. Jesús pretendía enseñar un modelo una guía de lo que podemos incluir en nuestras oraciones. Jesús les dijo que invocaran al Padre. Esto de orar tiene que ver con una relación con nuestro Padre celestial. No se trata ni siquiera de hacerlo en forma mecánica. 
 

Muchas veces como parejas y creyentes salimos con la misma canción, Jesús lo dijo muy claro “no sean como el resto de la gente” que repiten y repiten y repiten y repiten y creen que Dios les oirá. Necesitamos refrescar nuestra relación con el Señor. 

 

No te ha pasado que cuando te sientas a la mesa a veces caes en lo mismo una y otra vez aún con buen corazón. Que tal si variamos un poco lo que decimos. Al sentarnos en la mesa por ejemplo, podemos dar gracias como familia por la salud que Dios nos da para disfrutar de ese plato de comida, por la empresa que Dios usa como fuente para proveer los alimentos, por el menú que está servido (gracias por el jugo, el arroz, el pollo-los niños son buenos en esto), gracias porque podemos sentarnos a la mesa y disfrutar este momento, si hay un invitado gracias por su presencia, gracias por darnos un bocado en paz Señor, cuantas casas llenas de contiendas aún con manjares en sus despensas, bueno tanto para decir (igualmente recuerda que es una oración breve, algunos aprovechan para orar por cada capital de Colombia a la cual no hemos llegado y las necesidades de cada obra). 
 

Amadas parejas, Jesús nos dejó un modelo en lo que llamamos el Padre nuestro, que mejor podíamos llamar la oración de los discípulos, este modelo existe con el propósito de enseñarnos por qué cosas pedir, qué aspectos podemos tener en cuenta a la hora de elevar una oración y especialmente que tengamos presente que estamos hablando con nuestro Padre, no con un ser lejano y distante, nuestro Padre. Estemos atentos a conversar con él sin usar repeticiones vacías que solo nos llena de frustración. Ánimo hay un medio maravilloso para conectarnos con nuestro Padre no lo desperdicies, no lo desestimes, no lo deseches como los demás. ¿Cómo serán tus oraciones el día de hoy? 

 

 

Parejas Jóvenes

Participamos de la realización de CPC

Please reload

Ponte en contacto

Nos encantaría saber de ti

© 2023 por "Lo Justo". Creado con Wix.com